Gairebé 2 mesos després de la signatura del contracte, ens comuniquen que per fi el nostre expedient ha sortit legalitzat i traduït cap al seu destí final... Ara només cal esperar que estigui tot bé, no ens falti res, i creuar els dits perquè la següent notificació sigui el registre en el DAI (Department of International Adoptions) i tot seguit la tant desitjada assignació...



Motos+furgonetes
El que més ens va sorprendre va ser la quantitat de motos que circulen per tot arreu i en tots sentits a les grans ciutats, no respecten ni les voreres i menys en hora punta. Els vietnamites utilitzen les motos com a vehicle de transport (on pot anar-hi una família sencera), com a moto-taxi i per transportar tot tipus de mercaderies, on no es respecta gairebé cap de les normes de circulació existent. Sorprèn veure com es creuen sense tocar-se i com eviten els agosarats vianants que s'atreveixen a endinsar-se entremig del trafic per creuar d'un costat a l'altre.Les noies es protegeixen de dalt a baix del sol amb màscares, guants fins al colzes, i mitjons fins i tot amb sandàlies. Els cascs s'han tornat obligatoris, i aprofiten per tunejar-los.

video

Altres exemples que no tenen desperdici...

http://www.mecuentas.com/2008/11/28/fotos-curiosas-de-motos-en-vietnam/

http://www.mecuentas.com/2008/10/20/ninos-y-bebes-en-moto-en-vietnam/



Què podíem esperar d'un matemàtic i una informàtica???


Las Torres de Hanói es un rompecabezas o juego matemático inventado en 1883 por el matemático francés Éduard Lucas. Este solitario se trata de un juego de ocho discos de radio creciente que se apilan insertándose en una de las tres estacas de un tablero. El objetivo del juego es crear la pila en otra de las estacas siguiendo unas ciertas reglas. El problema es muy conocido en la ciencia de la computación y aparece en muchos libros de texto como introducción a la teoría de algoritmos.


Asia es el hogar nativo del búfalo del agua, con el 95% de la población del mundo.
Es un bóvido de gran corpulencia y fuerza, con hembras que pesan una media de 800 y machos que pesan una media de 1200 kg. Miden entre 2,4 y 3 m. de longitud. Mide hasta 1,8 m de altura en la cruz y tiene unos cuernos macizos que están curvados hacia atrás y hacia afuera, y que pueden tener una envergadura máxima de 1,2 m.
Gran parte del cuerpo está desprovisto de pelo y tiene un aspecto brillante y lustroso, aunque algunas zonas están cubiertas por pelo corto, rígido y escaso. El búfalo rumia su comida y tiene cuernos permanentes, es decir, que nunca se mudan, aunque son mucho más grandes que los del ganado vacuno.
El búfalo es capaz de vivir en zonas encharcadas, en ríos y en lagos gracias a las pezuñas anchas y extensibles que posee, y que le permiten poder andar bien entre barro. El búfalo salvaje asiático es el ancestro de los búfalos de agua domésticos, ya que ha sido domesticado desde hace miles de años y criados en todo el mundo en diferentes razas que han ido separándose de su ancestro común. Estas razas suelen ser más pequeñas, alcanzando la más grande no más de 500 kg.
Se alimentan principalmente por la mañana y el atardecer, permaneciendo en zonas húmedas fanganosas o en agua durante el día, en las horas de más calor. A veces llega a sumergirse casi del todo, mostrando solo la nariz. De esta manera se mantiene fresco y al tener la piel embarrada, se libra de los parásito y moscas.
Normalmente forman grupos de hembras y sus crías en rebaños poco estructurados, que pueden tener de 10 a 100 individuos durante todo el año. Los rebaños están dominados por un macho jefe, aunque son conducidos por una hembra vieja.
La especie tiene un sistema de apareamiento polígamo, tras el cual las hembras tienen una única cría, aunque en ocasiones pueden tener dos. Normalmente tienen una época de cría que generalmente va de octubre a noviembre, aunque hay poblaciones que se aparean durante todo el año. La gestación dura de 10 a 11 meses. El destete se produce entre los 6 y 9 meses. La edad de madurez sexual son los 18 meses para los machos y los 3 años para las hembras. Viven un máximo de 25 años en estado salvaje, y en libertad pueden vivir unos 29 años.
Aparte de su uso como animal de carga y para obtener leche, también se utilizan para tirar de los carros. Sus heces se utilizan como fertilizante, y como combustible cuando están secas.

Los artesanos vietnamitas son expertos en el trabajo del cuerno. El cuerno del búfalo puede ser negro casi opaco o rubio translúcido. El cuerno rubio viene de los animales albinos. Los trozos de cuerno se cortan con una sierra y son amolados. Se puede calentar el cuerno para darle una forma concreta. Después, el cuerno se pule para que sea liso. También se puede encerar para darle un aspecto brillante o simplemente dejarlo natural manteniendo su aspecto mate.


Potser encara es una mica aviat per penjar-nos el títol, però fins ara no havíem celebrat res... Ahir, durant una de les nostres trobades, els amfitrions ens van sorprendre amb un detallet, que esperem puguem cridar ben alt i ben fort... ben aviat...


El ángel árbol tuvo 36 hijos, cada uno de los cuales ayudaba en el negocio familiar: el diseño de árboles. Cada tres años el anciano organizaba un encuentro en el que escogía un nuevo árbol entre todos los diseñados por sus numerosos hijos.
Su hijo más joven, Tieu Ly, se había casado recientemente y tenía un hijo. Tieu Ly estaba tan emocionado con su hijo pequeño que podía pasarse todo el día observándolo. Un día, mientras jugaba con su bebé, Tieu Ly se inspiró para diseñar un nuevo árbol.
Este árbol, decidió, tendría un tronco gordo con grandes hojas, y sería tan suave como la piel de su bebé. El árbol daría unos frutos deliciosos, con sabor a leche y melaza, y tendría la forma de los dedos de un bebé. Además, cuando el fruto estuviera maduro, sería fácil de coger para unas manos pequeñas.
Tieu Ly se puso a trabajar, creando un árbol de hojas enormes. Cuando su hijo fuera mayor, pensó Tieu Ly, estas hojas podrían protegerlo de la lluvia o el sol. Terminó el árbol y lo plantó en su jardín, muy satisfecho con su obra. Por desgracia, Tieu Ly no fue el único atraído por este nuevo árbol. Un pájaro gigante, viendo ese extraño árbol, se acercó a investigar. Cuando Tieu Ly le dio la espalda, el pájaro robó todas las semillas del árbol.
Tieu Ly volvió a la mesa de dibujo. Decidió que, para proteger el árbol de aves ferozes, el árbol se reproduciría por sus raíces. Las semillas permanecerían en el fruto, pero nunca brotarían.
El pájaro observaba el trabajo de Tieu Ly con interés. Esa noche, se introdujo en el jardín y se comió gran parte de la fruta. Tieu Ly se pasó muchas noches sin dormir tratando de proteger su árbol. Pero en el momento en que cerraba los ojos, el pájaro descendía y robaba el preciado fruto.
Una noche, Tieu Ly despertó por un sobresalto al ver al pájaro tirando la fruta del árbol. Tieu Ly se lanzó sobre el pájaro, pero era demasiado rápido, atrapando únicamente un puñado de plumas. El pájaro, sin embargo, se alarmó al estar a punto de ser atrapado y, a partir de entonces, se mantuvo más atento a las manos de Tieu Ly. Esto dio a Tieu Ly una idea: haría agrupaciones de los frutos y les daría la forma de una mano humana. El pájaro vio brotar del árbol lo que parecían unas manos del árbol y tuvo demasiado miedo de acercarse. La fruta, entonces, maduró y el árbol creció fuerte y recto.
Finalmente llegó el momento de que el ángel del árbol revisara los árboles de sus hijos. Tieu Ly fue el último en aparecer, poniendo su arbolito al lado de las creaciones de sus hermanos. Había unos árboles increíbles, algunos grandes, otras pequeños, y de muchos colores diferentes.
El ángel del árbol se detuvo junto a cada árbol y escuchó las explicaciones de sus hijos. Cuanto más veía, más impresionado estaba por la creatividad de sus hijos. Por último se paró ante el árbol de Tieu Ly. Cuando Tieu Ly explicó que su árbol fue diseñado para complacer a los bebés, el viejo estubo encantado. Con una risa alegre, anunció que el árbol de Tieu Ly era el diseño ganador.
Todo el mundo comentaba la entrada de Tieu Ly como el "último" de los árboles. La palabra vietnamita "última" es "cuoi", y esta palabra antiguamente se pronunciaba mal, como "Chuoi", o banana.
Hoy en día, las "manos" de un plátanero/banano tiene más de cinco dedos. Dado que a los niños les encanta comer plátanos, el árbol de Tieu Ly se ha adaptado para darles más frutas. De esta manera el banano continúa sirviendo a los fines de su creador Tieu Ly, el hijo menor preferido del ángel árbol.